Seguinos en Facebook Instagram Twitter
Despejado Despejado22 °C
Regionales

Detectan media tonelada de carne irregular

Los productos incautados no estaban en regla y en algunos casos no se pudo verificar la trazabilidad.

Concretamente fueron tres las carnicerías inspeccionadas. La mercadería no se incauta, se "interdicta".

Concretamente fueron tres las carnicerías inspeccionadas. La mercadería no se incauta, se "interdicta".

La Agencia de Seguridad y Promoción Alimentaria de la Municipalidad (Aspa) junto a la División Pumas de Venado Tuerto llevaron a cabo una serie de intervenciones en tres carnicerías de la ciudad. Con la participación de jueza de Faltas, Janina Ferreyra, los procedimientos derivaron en actas por diversas faltas que presentaban los locales, y se interdictaron alrededor de 550 kilos de carne, ya que la policía no pudo verificar la trazabilidad de la procedencia.

A diferencia de incautar o secuestrar, lo que realiza en estos casos la Policía de Santa Fe en conjunto con la agencia de Seguridad y Promoción Alimentaria de la Municipalidad es marcar la carne que no presenta la documentación reglamentaria en el comercio inspeccionado, dentro de la cámara de frío, para luego darle lugar al propietario a que presente los respectivos requisitos que solicitan las autoridades.

Estos procedimientos surgen a raíz de los diversos hechos delictivos vinculados al cuatrerismo que se dieron en la zona rural del Departamento General López, luego de las reuniones que mantuvieron autoridades políticas, División Pumas, integrantes de la Sociedad Rural y la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe). Se está llevando a cabo una serie de investigaciones y operativos en carnicerías de la ciudad, acompañados por controles en ruta a quienes trasladan ganado en pie.

Se inspeccionaron tres carnicerías en la ciudad y junto al Tribunal de Faltas del Municipio se labraron actas de infracción por falta de habilitación municipal; libreta sanitaria y carné de manipulación. A su vez en uno de los comercios donde la policía llevó a cabo el procedimiento, se interdictaron alrededor de 400 kilos de carne porcina y 150 de carne vacuna, ya que los remitos de entrega de la mercadería no habían pasado por cabina sanitaria y no se pudo determinar la trazabilidad de la procedencia.

Investigar la carne

Según informaron las autoridades, la mercadería quedó en manos del Juzgado Municipal de Faltas, quien se encargará de investigar la procedencia y el destino de la mercadería.

En caso de que el propietario presente toda la documentación reglamentaria, se le permitirá llevar a cabo su comercialización; caso contrario, se buscará desnaturalizar la mercadería o bien será donada a alguna institución benéfica, en caso de que se encuentre apta para consumo humano.

Al respecto, las autoridades policiales remarcaron que este tipo de operativos seguirán realizándose de manera constante y sorpresiva en diferentes comercios de la ciudad y la región.

Del procedimiento realizado el jueves por la tarde, participaron la División Pumas de Venado Tuerto, con la colaboración de la sección 4 de Cuatro Esquinas del Departamento Caseros y la agencia de Seguridad y Promoción Alimentaria de la Municipalidad y el Tribunal de Faltas.

Abigeato

Aunque no es posible establecer aún si existe relación entre la mercadería detectada y los casos de abigeato ocurridos en los últimos tiempos, es sabido que desde fines del año pasado se viene registrando una ola de robos de hacienda en toda la región. Se trata de episodios de cuatrerismo que se han multiplicado en distintos pueblos de la zona y golpean fuertemente a muchos productores. Los primeros robos se dieron en Christophersen en octubre y luego se propagaron por los distritos linderos, especialmente a María Teresa, aunque también hubo casos en Villa Cañás, como dio cuenta este diario.

El delito es muy difícil de esclarecer ya que en muchos casos se produce la faena del animal en el mismo campo y a altas horas de la noche. En otros, se roba la hacienda y se la transporta con camiones adecuados. El territorio en cuestión abarca unas 600 mil hectáreas, algo imposible de controlar por los pocos efectivos de encargados de custodiar.

Los hechos llevaron a la Dirección General de Seguridad Rural Los Pumas a emitir un informe en el que sostiene que "en el marco de los hechos acaecidos en el sur del departamento General López, más precisamente en zona rural de los distritos de Christophersen, María Teresa y Villa Cañás; la jefatura de Los Pumas ordenó un Plan de Contingencia a efectos de contrarrestar tal situación y como respuesta al requerimiento social, como así de los productores que resultaran directamente damnificados de enunciados hechos".

Fuente: La Capital

Noticias Relacionadas

Comentar