Seguinos en Facebook Twitter
Despejado Despejado23 °C
Provinciales

Santa Fe ya cuenta con una ley para controlar la población animal

Se trata de la norma que persigue el equilibrio poblacional de perros y gatos a través de la castración. Se prohíben la eutanasia y los sacrificios.

Decreto Nº 1963. el proyecto fue presentado en 2013 pero la semana pasada gobernador Bonfatti reglamentó la ley y estableció como órgano de aplicación al Ministerio de Salud.

Decreto Nº 1963. el proyecto fue presentado en 2013 pero la semana pasada gobernador Bonfatti reglamentó la ley y estableció como órgano de aplicación al Ministerio de Salud.

30/06/2015

En diciembre de 2013, la Legislatura santafesina sancionó un proyecto ingresado por la diputada Alicia Gutiérrez que estipula, a través de la castración, el control poblacional de perros y gatos. Finalmente, la semana pasada, mediante el decreto 1963, el gobernador reglamentó la ley y estableció como órgano de aplicación al Ministerio de Salud.

La norma prohíbe en todas las dependencias oficiales la práctica del sacrificio y la eutanasia de animales como método de control poblacional, y establece la práctica de esterilización quirúrgica, como único método prioritario para la regulación del crecimiento poblacional. Además declara obligatoria en la provincia “la vacunación, tratamiento antiparasitario y aplicación de todos los métodos preventivos contra todo tipo de zoonosis”.

En diálogo con Diario UNO, la diputada Alicia Gutiérrez, autora de la iniciativa, contó que el proyecto fue trabajado con la red de protectoras de la provincia, con la intención de “tener un territorio no eutanásico”. Es decir, para que el Estado utilice la castración cómo único método ético para disminuir la fauna urbana.

El decreto reglamentario establece también que se deberán coordinar con los municipios y comunas la implementación y discusión masiva de las actividades a realizar. Si bien, hay municipios en los que se hace castración regular de perros y gatos, según la legisladora, no en la cantidad suficiente y enfatizó que “para lograr que no haya animales en la vía pública, esto se tiene que hacer en forma sostenida en el tiempo”.

Además, sostuvo que por otro lado, muchos municipios y comunas ni siquiera retiran las vacunas antirrábicas, y rescató el trabajo que se viene realizando desde la red de entidades protectoras: “Esta red tiene experiencia y capacitación y nosotros aspiramos a que haya un trabajo en conjunto entre el Estado provincial, los municipios y comunas y las ONG”.

Gutiérrez destacó que esta ley convierte a la provincia en la primera en instrumentar y desarrollar el control poblacional de perros y gatos con las características con las que se aplicará y confió en el interés del gobierno en avanzar en este sentido.

Por su parte, Jorgelina Russo, integrante de la Red Santafesina de Protectoras y capacitadores del equilibrio poblacional de la fauna urbana, sostuvo que la reglamentación de la ley tiene una magnitud enorme, y es muy importante que el órgano de aplicación sea el Ministerio de Salud porque la instalación de políticas preventivas no tiene solo implicancias sobre la reducción de la muerte y el abandono animal, sino que tiene una gran incidencia en el mejoramiento de la salud pública de las personas.

“La gran superpoblación de la fauna urbana implica mayor cantidad de accidentes de tránsito, mayores tasas de mordeduras entre animales y hacia personas, mayores índices de enfermedades como parasitosis, sarna, etcétera. Entonces en los más de 150 pueblos y ciudades en los que estamos pudiendo instalar el tema como una política pública se soluciona el problema en gran medida”.

Russo señaló que hay una creencia general de que el problema de la superpoblación animal se genera con los perros y gatos que están en situación de calle, pero esto no es así. “El problema verdaderamente se origina en las poblaciones domiciliarias y semidomiciliarias, en las que los animales procrean de una forma indiscriminada. Esto es lo que produce el excedente que uno ve en las calles y en los refugios”, indicó.

Ajustar los números

La proteccionista reconoció que hay muchos municipios y comunas que esterilizan a los animales, pero pidió ajustar los números, porque “ningún programa que esté por debajo de esterilizar el 20% de la población canina y felina estimada puede tener impacto”.

“A veces se plantea que se está esterilizando, pero no en los porcentajes que se necesita. Lo que se está clarificando a partir de la reglamentación de esta ley, es que no pueden quedar a la cabeza de esto las entidades protectoras. La función de la ONG debe ser otra, caminar los barrios, y concientizar. Y los programas de esterilizaciones tienen que estar a cargo del Estado. Después si las organizaciones quieren esterilizar más, mejor, pero esa garantía tiene que ser brindada por los estados municipales y comunales”, sostuvo.

Fuente: Coqui Toum / Diario UNO

Noticias Relacionadas

Comentar