Seguinos en Facebook Twitter
Muy Nublado Muy Nublado21 °C
Editorial

El show Macrista, ilusionismo político

Imagen de El show Macrista,  ilusionismo político
10/01/2016

Desde finales del año pasado comenzó a televisarse prácticamente las 24 hs lo que parece ser un bizarro reality show que supera por lejos los ratings de los más afamados programas de chimentos y que tampoco parece tener nada que envidiar en cantidad de televidentes al conocido show nocturno en donde bailan soeces hombres y mujeres en paños menores. El tema del momento, la fuga de tres personajes condenados allá por el 2008 por el triple crimen de General Rodríguez en donde las vinculaciones de ciertos personajes de la política empresarios y el narcotráfico sacaron a relucir algunos ribetes que ciertamente eran secretos a voces y que, los mal llamados medios de comunicación independientes, eligieron para satisfacer la sed de sus pasivos seguidores. No es nuestra intención entrar en detalles sobre los dimes y diretes del caso ya que sería redundante hacerlo a sabiendas de la cantidad de fuentes y datos que el propio lector podría disponer en pocos segundos a través de la red, además, sin temor a equivocarnos podemos afirmar que el lector quizás esté mucho más embebido en el tema que nosotros y por ende hasta mucho mejor informados acerca de los pormenores de esta tragicómica novela.

Lo cierto es que seguramente estaremos de acuerdo usted y yo en que la saga esta coloreada y salpicada de dudas, sospechas, fallos, descoordinación, desinformación, y una gran cantidad de otros condimentos dilatando el show en magnitudes insospechadas, eso sí, manteniendo a un gran público cautivo y expectante a la espera de ver que sucederá el próximo capítulo. Tal es así, que no se pude ir siquiera a comprar el pan al almacén del barrio sin que se toque el tema y se esbocen algunos análisis al respecto, bastan no más de cinco minutos para que los expertos en política y seguridad de la vecindad logren descifrar los tejes y manejes de la enmarañada trama de los capítulos vistos hasta minutos antes de ir a hacer las comprar.

Pero en rigor de verdad, cabe señalar que, mientras la trilogía inunda las pantallas de todos los hogares, hay otra peligrosa realidad que se está llevando a cabo por el prestidigitador gobierno macrista. Y esto nos lleva a observar que el viejo truco de la distracción utilizado desde épocas milenarias por los antiguos ilusionistas, tiene hoy más vigencia que nunca.

Mientras las fuerzas policiales obedeciendo al dantesco y descoordinado operativo de la “ministra” de seguridad “Pato” Bullrich juegan al gato y al ratón para entretenimiento de las masas al mejor estilo caricaturesco de los famosos dibujos animados infantiles “Tom y Jerry”, el ejecutivo parece haber desplegado todo un arsenal de Decretos de “Necesidad y Urgencia” con el fin de llevar a cabo en tiempo record las políticas que prometió cumplir. Y en esto queremos hacer un paréntesis y felicitar al gobierno electo ya que a diferencia de otros gobiernos que se llenaron la boca prometiendo una cosa y luego hicieron otra totalmente opuesta una vez entronizados, el actual ocupante del sillón de Rivadavia se destaca por haber anticipado todas las medidas que está llevando a cabo: la eliminación del engendro Kirchnerista llamado “cepo cambiario”, el aumento de la tasa de interés, la “disminución del gasto público”, la apertura de las importaciones, la eliminación de retenciones, etc. Más allá de los tecnicismos y discrepancias que puedan observarse en una u otra medida económica y sus efectos, claro está que el camino que se está marcando sencillamente trata de una limpieza del “campo de juego” para el sector privado con el argumento que siempre utiliza el “libre mercado”, el de “hacer más competitiva la economía con el objetivo de atraer inversiones en dólares al país, esto supone a largo plazo una “mejora a futuro en la calidad de vida” a costa de un “sacrificio presente”. Ese sacrificio presente tiene que ver con la masiva cantidad de despidos en todo el país tanto en el sector estatal como en el privado con el fin de bajar los salarios y darle un margen de maniobra mayor al empresariado. El pack de medidas también viene acompañado de un aumento brusco en los precios que repercuten en las clases económicamente de bajo poder adquisitivo, el aumento en la tasa de interés parece querer limitar la cantidad de empréstitos a fin de palear de alguna manera la inflación al disminuir el circulante líquido, pero a su vez esto puede generar recesión y un aumento de la cantidad de desocupados (algunos opinan que ese es el objetivo real de estas medidas) aunque lo dicho parezca inverosímil, la mente empresaria, “oligárquica” dirán otros, suele maquinar sus movimientos en términos de rentabilidad , donde cada ser humano no se diferencia de una máquina o cualquier otro elemento o pieza dentro del sistema. El lector podrá estar aburrido a esta altura, porque ciertamente puede acusarnos de no haber aportado mucho que no se sepa, pero he aquí el detalle a donde queríamos llegar, la medida mas nociva de todas, el “mega canje” de deuda. Para los que no estén familiarizados con la temática, le recomendamos leer el libro del señor Alejandro Olmos, “La deuda Externa”.

Haciendo un síntesis muy sumarial al respecto, podemos afirmar que el país se encuentra actualmente con una impagable, abultadísima y creciente deuda externa cuya perversa génesis tuvo lugar con las políticas del ex ministro de economía de la dictadura Martíinez de Hoz en la década del 70, el y su equipo aplicaron los “métodos” de Nelson Friedman, un entonces afamado intelectual de la “Escuela de Chicago”, premio Nobel y acreedor de otros “honores”, el cual vino como enviado del angelical y democrático país del norte a decirnos como debíamos salir adelante de la apretada situación de aquel entonces. Desde aquel momento, producto de oscuros desmanejos, fraudes, y corrupción, se introdujo a nuestro hermoso país en un espiral de deuda externa que a día de hoy es uno de principales males que desangran nuestras arcas y nuestra soberanía, privándonos de inversiones en industria, educación, salud y un gran etcétera; ya que inmensas cantidades de recursos van destinados al pago solo de intereses de la deuda. No es nuestra intención marearlo a usted con números que después no va a recordar, si le interesa el minucioso detalle financiero, puede encontrarlo en el libro antes mencionado.

En ese camino desastroso de deuda han pasado muchas cosas, pero ha perdurado el silencio y los desmanejos agravando la situación. Paradójicamente, los kirchnneristas se ufanaron alegando que Néstor disminuyó la deuda e hizo frente al FMI con el megacanje, que tuvo como ideólogo al economista Lavagna, esto es una verdad a medias ya que lo que se llevó a cabo fue un traspaso de deuda externa en dólares a deuda interna (por supuesto en pesos) con organismos del estado que manejan fondos públicos como el ANSES. Esto no sería lo más grave si ese sacrificio hubiera servido para intentar realmente librarnos de la usura parasitaria de la finanza internacional, pero el caso no es ese, sino que según la visión de los gurúes del libre mercado “esa medida nos coloca en una mejor posición para poder participar en los mercados de capitales”. En resumen estamos en la “favorable” posición de adquirir MÁS DEUDA.

Acá creemos necesario hacer una pausa para aclarar al lector nuestra posición, la cual no es ni en contra ni a favor de ningún partido político, creemos que se necesita salir del casillero mental de la pelea partidista para poder encarar racionalmente los problemas y las estafas a las que nos han entregado nuestros propios connacionales puestos por nosotros mismos en la gestión, nada más ni nada menos que de nuestra patria.

Desde finalizada la segunda guerra mundial, un fenómeno empezó a calar hondo en la economía global, y es que, no sé si usted está al tanto de esto estimado lector, pero los flujos de capitales del sector internacional privado es decenas (sino centenas) de veces superior al PBI (Producto Bruto Interno) de todos los países juntos. ¿Qué quiere decir esto?. Sencillamente que el sector internacional privado es quien realmente controla los hilos de la economía mundial, (bancos, multinacionales, organizaciones financieras etc.) lo curioso es que está absolutamente demostrado que estas estructuras comerciales forman una vasta red interconectada de tal forma que al escalar cuesta arriba en el organigrama de socios y accionistas, se llega a la inequívoca conclusión de que unas pocas miles de personas son propietarias del 99% de lo que existe en el globo. De ahí que no debe sorprenderle al lector que estos grupos hegemónicos utilicen todos los medios disponibles a su alcance (y que no son pocos) para lograr sus propios objetivos que nada tienen que ver con lo que el votante de a pie que creyó en un cambio esperaba. Argentina no escapa a una historia de traiciones que nos han puesto de rodillas una y otra vez ante las decisiones unilaterales de estos grupos de poder que ostentan la verdadera vara de mando muy por encima de los respectivos presidentes, y como ejemplo simplemente podemos citar a la Reserva federal de los Estados Unidos, la cual no es una reserva, ni es federal ni pertenece a Estados Unidos. Es sencillamente un mega banco privado perteneciente mayoritariamente a la familia Rothschild, cada vez que el estado norteamericano necesita dinero, en vez de imprimirlo como manda su constitución, se lo pide prestado a este banco privado el cuál imprime billetes verdes con la consecuente tasa de interés a cobrar.

El tema es muy extenso, le recomendamos que apague el televisor y se informe sobre cuál es el camino que realmente transitamos como país, pregúntese que país quiere realmente para sus hijos y nietos; y comience a ser un ciudadano responsable informándose acerca de las trampas del sistema político. Y entienda que la definición de democracia que figura en el diccionario, dista muchísimo de los hechos, en donde los lobbies de los grandes grupos financieros son quienes dictan las leyes por las buenas o por las malas, haga un esfuerzo consciente por abandonar los viejos paradigmas que lo llevan siempre a tomar una posición por A y B sin percatarse de que ambos son efigies fabricadas por el sistema financiero especulador global. Piense por usted mismo, no crea nada de lo escrito aquí sin antes verificarlo por usted mismo, pero tomes e serio el compromiso asuma de una vez por todas la responsabilidad de elegir aunque eso conlleve el menoscabo de sus cercanos por estar ideológicamente en contra de toda la manada que le rodea.

No pocos pensaran que “el país fragmentado y mal gestionado que nos dejaron no se va a solucionar de la noche a la mañana” y tienen razón, pero si miran la línea de tiempo de nuestra historia también podrán observar que cada gobierno anterior con sus desastrosas gestiones favorecieron las esperanzas en el flamante nuevo estadista de turno, sin embargo, las estadísticas no mienten y los resultados están a la vista. Y n que hablar de los personajes que no se ruborizan por estar un día de un lado y mañana en el otro. El problema argentino va mucho más allá del partidismo, solo la pereza intelectual lleva a no querer ver que las políticas de todos los gobiernos al menos de los últimos 40 años, mantuvieron a las masas con odios y esperanzas, pero siempre divididos mientras los únicos que ganaban en todo este rio revuelto fueron ni mas ni menos que los grandes capitales internacionales, y para que usted tenga una idea, la fortuna de la familia Macri o de la familia Kirchner no representan más que limosnas cuando las compramos con los recursos de le elite financiera global.

Concluimos con la atrevida afirmación de que no existe tras bambalinas la mas mínima animadversión entre Macristas y Kirchneristas, y esto último puede comprobarlo sobradamente estudiando los negociados entra los Kirchner y los Macri. Los únicos divididos somos nosotros, el pueblo.

“En la política nada ocurre por casualidad. Si algo sucede, se puede estar seguro de que ha sido planeado así.” (Franklin D. Roosevelt)

Fuente: MRE / Arroyo Diario

Comentar